El autoconsumo consiste en la generación de energía eléctrica mediante paneles solares fotovoltaicos para consumo propio. Básicamente una instalación de autoconsumo consta de paneles solares, cableado y un inversor. El panel solar es el que convierte la luz del sol en energía eléctrica, y es el inversor el que realiza la conversión de corriente continua a corriente alterna.

Tipologías

Existen diferentes tipologías de sistemas fotovoltaicos de autoconsumo. Por un lado, existen sistemas de autoconsumo fotovoltaico conectados a red, que se rigen por el RD 900/2015. En él se diferencias dos tipos de instalaciones:

  • Instalaciones tipo I, que no están inscritas en el Registro de Producción y no cobran por la energía vertida a la red. La potencia instalada deberá ser menor a la contratada y nunca podrá superar 100 kW. Si la potencia contratada es superior a 10 kW, se establecen cargos variables por la energía autoconsumida (€/kWh autoconsumido).
  • Instalaciones tipo II, que sí están inscritas en el Registro de Producción y sí reciben una contraprestación económica por la energía inyectada en la red. En este caso, no existe limitación en la potencia instalada, aunque el procedimiento difiere en función de si ésta supera o no los 100 kW. En todos los casos, se abonan cargos variables (€/kWh autoconsumido). Adicionalmente, si la potencia contratada supera 100 kW, se establecen cargos fijos por potencia.

Por lo general, las instalaciones tipo 1 se corresponderán con instalaciones residenciales de pequeño tamaño y las de tipo 2 con instalaciones industriales.

Por otro lado, los sistemas fotovoltaicos aislados no se rigen por el RD de autoconsumo y por tanto no se aplican cargos fijos ni variables. Normalmente, las instalaciones se realizan en zonas remotas sin acceso a la red eléctrica. En estos casos, la instalación incluye baterías para el almacenamiento de la energía generada y su posterior consumo en horas en las que no hay sol. En la interconexión entre batería y paneles se utilizan reguladores de carga.

Ventajas del autoconsumo

  • Ahorro económico. Para maximizar el retorno de la inversión es muy importante ajustar la generación a la demanda energética del cliente.
  • Fácil instalación.
  • Tecnología probada, garantizada.
  • Instalaciones autónomas, con necesidades mínimas de mantenimiento.
  • Reducción en las emisiones de CO2 a la atmósfera.
  • Reducción de las necesidades de combustibles fósiles y la dependencia energética con otros países.

¿Y el impuesto al Sol?

Conviene aclarar lo que se ha denominado erróneamente como impuesto al sol. Cada vez son más los medios que se hacen eco de este concepto, pero en la mayoría de ocasiones no se aclara suficientemente.

No todas las instalaciones fotovoltaicas están sujetas a cargos o peajes:

  • El RD 900/2015 no aplica a instalaciones aisladas que, por tanto, no tienen que pagar.
  • Las instalaciones tipo 1 de menos de 10 kW están también exentas.
  • Las instalaciones de menos de 100 kW que sean tipo 2 (con venta de excedentes a la red) pagan un peaje variable por cada kWh autoconsumido, pero no pagan cargos fijos con un dimensionamiento adecuado de la instalación y de los puntos de medida. Esta situación desde un punto de vista de la rentabilidad no es muy distinta a la de las instalaciones solares de autoconsumo que se estaban realizando antes de la publicación del Real Decreto, en las que no se pagaban peajes por la energía autoconsumida pero tampoco se recibía contraprestación económica por los excedentes.
  • El mal llamado impuesto al sol tampoco aplica en Canarias ni Baleares.

La Comisión de Energía del Parlamento Europeo ha aprobado recientemente una serie de enmiendas para regular las energías renovables en los estados miembros que liberan la electricidad autoconsumida de gravámenes, y que para muchos supone el principio de la regulación actual en España.

Viabilidad económica

El mercado de autoconsumo tiene una viabilidad clara y demostrable, a pesar de que se puedan mejorar muchos aspectos de la normativa actual. Con el dimensionamiento adecuado, las instalaciones fotovoltaicas de autoconsumo en todas sus modalidades pueden ser rentables para una casa o un negocio. Normalmente, los plazos de amortización variarán entre 5 y 10 años, dependiendo del recurso, tamaño, del perfil de consumo y condiciones de financiación.

Además, algunas Comunidades Autónomas han aprobado ayudas específicas para fomentar el autoconsumo. Concretamente, en Andalucía el Programa de Incentivos al Desarrollo Energético Sostenible ofrece ayudas a particulares, pymes y administraciones públicas, que pueden llegar al 85% de los costes totales de la instalación.

Propuesta de valor de Sindetec

Sindetec está formado por un equipo altamente cualificado, con más de 10 años de experiencia en tecnología fotovoltaica y en el desarrollo de proyectos. Ofrecemos un servicio integral que cubre el estudio, el diseño de la solución y la instalación. También ofrecemos diferentes fórmulas de financiación para adaptarse a las necesidades del cliente.

Contacte con nosotros y solicite su presupuesto de autoconsumo sin compromiso.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies